26/10/2009

Cerraremos la lista con el top 5 de los discos que me acompañaron durante esta década.

The Mars Volta. De-loused in the comatorium. 2003.
Simplemente una de mis obras musicales favoritas. Por aquellos días, recuerdo haber escuchado una entrevista con los integrantes de la banda en el programa de Olallo Rubio en Radioactivo, en el cual le pedían a la gente que escuchara su disco, una hora de su tiempo para poder escucharlo completo. Ese es para mí uno hábito hasta el día de hoy. A pesar de que hubo sencillos que sonaron en la radio; el recorrer completos y en orden los tracks resulta una experiencia mucho más exquisita; el disfrutar de sus pausas, de sus altas y bajas, es una delicia. Cuando escuchaba este disco muy frecuentemente, creía que era una clavadez de mi parte, pero mi tío no tardó en señalar la semejanza de ésta banda con King Crimson, por lo que a partir de este álbum conocí un poco de rock progresivo, dando saltos hacia ELP, Rush y hasta Yes. No me gustaría habar de partes de este disco en especial, ya que, como lo mencioné antes, lo considero una obra completa.

Kings of Leon. Youth and young manhood. 2003. Lo primero que viene a mi mente cuando escucho este disco es la imagen de un cuarteto de hombres con barbas y cabelleras largas y el sonido sucio de las guitarras que cuelgan frente a sus torsos. Un debut contundente que sentaría la base para adquirir y escuchar hasta el cansancio el resto de de sus obras. Claro está que a estas alturas de la lista es muy difícil destacar canciones de manera aislada, sin embargo, si hacemos un esfuerzo, podemos hablar de Wasted time como un gran momento en el album, de Joe’s head que narra una historia de tristeza y frustración acompañada de una musica que transmite lo contrario, también Molly’s chambers con su línea de bajo simple pero hipnótica, Spiral Staircase y Holly Roller Novocaine. Hoy día, aunque endulzados y pasteurizados, estos nativos de Nashville, Tennessee siguen siendo una de mis bandas preferidas.

The White Stripes. Elephant. 2003. El dueto de hermanos-esposos-amantes-amigos-loquesea de Detroit que se cruzó en mi camino por primera vez en una cortinilla de MTV con su mini contundente canción Fell in love with a girl llegó para quedarse. A pesar de que adquirí primero el álbum en el que venía la canción antes mencionada, el que definitivamente confirmó mi gran gusto por esta banda fue su siguiente producción. El Elephant presentaba en su portada la misma estética en rojo negro y blanco que el resto de sus discos, pero la diferencia, que es en esencia el por qué de mi elección para formar parte de esta lista, es que abre con una de las canciones más representativas de la década --si no es que la más-- Seven nation army que con esa tonada que se mantiene durante toda la canción, ha llegado a los oídos de muchísimos de los que vivimos en esta década. Se habla de que Jack White se encarga de tocar todos los instrumentos que se escuchan en los discos de ésta banda, pero qué más da? siendo, discutiblemente, el músico más influyente de esta década; él puede hacer lo que quiera. La inclusión del cover a I just don’t know what to do with myself original de Dusty Springfield; la guitarra bluesera de Ball and Biscuit –mi canción favorita de los White Stripes—el icónico y muy parodiado video de The hardest botton to botton, la fábula al principio de Little acorns y el resto de las canciones con el sello de la casa, me orillan a amar esta producción y, hasta el momento, todo lo que hace Jack White.

Coldplay. Parachutes. 2000. En los últimos días en los que utilizaba mi discman, el debut de esta banda sonaba una y otra vez mientras yo me desplazaba en el metro de ida y vuelta a la universidad. Es una cosa muy suave y armónica en comparación con el resto de la música que escuchaba en ese momento, sin embargo, en su momento, era más fuerte que yo. Este es uno de esos discos a los que le he dedicado todos mis sentidos; con él realicé la actividad de escuchar música, es decir, sin hacer nada más, sólo escucharlo (introduzca aquí un gran suspiro nostálgico). La guitarra de Shiver, la grandeza de Yellow, el sufrimiento de Trouble y el piano de Everithing’s not lost, me atrapaban con una gran facilidad y creaban la atmósfera perfecta para el momento sentimental por el que cruzaba al mero principio de esta década.

The Strokes. Is this it. 2001. Cuando comencé a hacer esta lista estaba seguro de que esta obra iba a ser el número uno de la lista definitivamente. Sin lugar a dudas este es el disco que más veces he escuchado en mi vida; es además, el que uso para estrenar cualquier reproductor de música que adquiero desde el año del lanzamiento de este disco, incluso cuando me entregaron mi carro en la agencia, lo primero que sonó en el estéreo fue un par de vueltas de este álbum. Cuando estructuré esta lista en mi mente con este disco en la posición más alta, imaginé que el texto que lo acompañaría sería muy largo, sin embargo me faltan las palabras para escribir sobre él. El lazo emocional que me ata a esta producción es muy muy fuerte. No sé si sea un disco con alta calidad musical; no sé si los Strokes serán una banda duradera, pero de lo que sí estoy seguro es de que por medio de este disco han dejado una huella indeleble en mi vida.

A manera de conclusión, me gustaría agregar que haciendo esta lista me di cuenta de tres cosas:
1. La mayoría de los títulos fueron lanzados en la primera mitad de la década; época en la cual yo estaba en la universidad y en la que me permitía a mí mismo correr más riesgos en la música, prueba de ello es que compré la mayoría de los discos sólo por una o dos canciones que sonaban en la radio.
2. La mayoría de los discos son el debut de bandas que ese entonces eran emergentes. Hoy compro muy pocos discos de bandas nuevas y generalmente es después de haberlas visto en vivo, no sé a qué se deberá ese hecho, si a la evolución del mercado de la música, a que en ese entonces tenía una mayor apertura o a que ya estoy empezando a envejecer.
3. La selección está muy influida por la programación de la única estación de radio que me ha satisfecho de todo a todo hasta el momento: Radioactivo 98.5.

La que leyeron en dos entregas es una lista muy personal, así que los comentarios y opiniones son bien recibidos, pero no se aceptan reclamaciones.

19/10/2009

¿Leyeron bien el título? La siguiente lista es solo eso, un compilado de discos que giraron mucho en mis dispositivos reproductores. No soy tan pretencioso como para decir que son los mejores, tal vez ni siquiera lo sean para mí, son únicamente los que más escuché de principio a fin, track por track y que al ponerlo, puedo corear las letras de todas o la mayoría de las canciones.

Los criterios en los que basé esta lista fueron simples:

•Primero y obvio, la fecha de lanzamiento al público debe haber sido entre el 1 de enero de 2000 y el 30 de septiembre de 2009 (estoy redactando esto en octubre).
•Lo clásico de todas las listas; no valen discos de éxitos, ni recopilaciones, ni gravaciones en vivo.
•Un álbum por banda. Este punto me hizo dejar fuera a más de un par de discos.
•Sólo DISCOS, no archivos; si lo descargué o lo copié al iTunes de un disco de alguien más, no cuenta
•Sólo discos que haya comprado; debo haber tenido la experiencia completa: ir a la tienda, buscarlo, pagar por él, sacarlo de su empaque, introducirlo en el reproductor y disfrutar del arte. En pocas palabras; dedicarle tiempo a la pieza.

Dicho lo cual aquí el inicio de la lista en orden de relevancia:

Garbage. Beautiful garbage. 2001. Disco adquirido en mi primer viaje a Chicago en el 2002, lo escuche durante el verano de ese año hasta el cansancio. Los grandes momentos son para mí Shut you mouth, Androgyny (contodo y su video con Shirley Manson super hot), Silence is golden, Cherry lips y Untouchable.




The Darkness. Permission to land. 2003. Nací en los 80 y crecí escuchando Glam Rock en MTV, era natural que un grupo con un front man vestido con un enterizo de lycra con el pecho descubierto, larga cabellera y voz chillante me atrajera. Mis tracks favoritos son sin duda Get you hands off my woman, Stuck in a rut y Love on the rocks with no ice. Como otros de los de esta lista el siguiente álbum simplemente no acabó de cuajar.

The Raveonettes. Lust Lust Lust. 2007. Esta fue una de las selecciones más difíciles, ya que todos los discos de los Raveonettes me gustan y mucho, sin embargo ajustándome a los criterios que puse arriba éste gana. El hecho de que parezca que las canciones fueron grabadas en un baño por tener con un eco constante, la presencia de las guitarras distorsionadas y en general la atmosfera que genera la música en su conjunto, me fascina. La apertura con Ally, walk with me, el sencillo Dead sound y el riff de Blitzed son mis momentos favoritos.

Yeah Yeah Yeahs. Fever to tell. 2004. Adquirido en el mismo viaje a Chicago antes mencionado por la cantidad de $7.50 usd. En ese momento sólo conocía Date with the night, pero invariablemente cuando la pasaban en Radioactivo me prendía mucho. Recuerdo que la primera vez que escuché el disco completo pensé “¿Qué carajos es esto? No entiendo, no me gusta.”.No encontraba la línea de bajo en las canciones (¿será porque no tiene? En ese momento no lo sabía) y sólo escuchaba gritar a Karen O. Le di una segunda, una tercera, una curta y una quinta oportunidad y aún así no acababa de convencerme. No fue sino hasta tiempo después cuando, casi sin darme cuenta, ya lo escuchaba muy seguido y me empezaba a gustar. Hoy lo considero un gran disco. Aparte de la ya mencionada Date with the night, Tck, Pin, el final de No no no y Y control son mis favoritas del disco.

The Killers. Hot Fuss. 2004. Disco obtenido en el intercambio navideño de ese año de la oficina en la que en ese entonces hacía el servicio social. Simple y llanamente, es un disco que me gusta escuchar, no me importa lo mal vistos que son los Killers hoy día, pienso que se lo han ganado a pulso, pero este disco es lo mejor de su discografía. Jenny was a friend of mine fue una de las primeras canciones que saqué en el bajo, siempre me gustó y cuando comencé a aprender a tocar, uno de mis primeros objetivos fue reproducir esa línea que entra después del sonido del helicóptero. Está de más mencionar los sobreexpuestos éxitos Mr. Brightside, Somebody told me y All these things that I’ve done, mejor darles su justo lugar a canciones como Smile like you mean it, On top y Midnight show.

Bloc Party. Silent alarm. 2005. Una banda muy venida a menos después de este gran álbum debut que me acompañó durante prácticamente todo el 2006, a pesar de lo mal que se escuchan últimamente, los he visto en vivo todas las veces que han estado en México, siendo la mejor la primera en el Salón 21. Éste es uno de esos discos que podía dejar girando en el reproductor varias veces continuas, aunque definitivamente al final se cae un poco con canciones como Little thoughts, So here we are, Plans y Compliments.

Café Tacuba. Cuatro caminos. 2003. El que considero el disco más maduro y mejor logrado de esta banda mexicana mexiquense. Inseparable en mi mente del épico concierto de los XV años de la banda en el Palacio de los Deportes al que los integrantes entraron en una calabaza rodante. Lo que me parece más destacable son las letras de un par de canciones: Cero y uno, que según yo retrata las relaciones sociales por internet, y la de Puntos cardinales, que retrata de forma sutil la vida de un niño de la calle. Además, la inclusión de Eo en el mundo de los videojuegos, lo sublime y ambiental de Encantamiento inútil y Desperté hacen de éste un estupendo álbum.

Red Hot Chilli Peppers. By the way. 2002. Éste disco sirve como representante de una banda que sin duda se ubica entre mis tres favoritas de todos los tiempos. Aunque dista mucho de ser su mejor trabajo, sí es consistente y bastante agradable por lo menos para mis oídos. Tiene como gran plus la aparición del personaje del chofer del taxi que secuestra a Anthony en el video de By the way y se pone a hacer un performance al ritmo de la música. Mismo personaje que aparece en el video de Universally speaking, definitivamente me encata. Mis tracks favoritos: The zephyr song, Can't stop, Thow away your televisión, Cabron y Venice Queen.

MGMT. Oracular Spectacular. 2008. El disco que más recientemente me ha atrapado al nivel de dejarlo girar y girar de forma indefinida en el reproductor. Aún no sé muy bien por qué me compré este disco, si leen este post en el que escribí sobre Lollapalooza 2008, se darán cuenta de que cuando los vi en esa ocasión me decepcionaron un poco, sólo conocía los sencillos que había hasta el momento y me gustaban, pero en el escenario nada más no me atraparon. Finalmente el disco llegó a mis manos y desde la primera vez que lo escuché me hizo cautivo, no lo sé explicar, pero simplemente me atrapó. Desde el track 1 hasta el 5 (Time to pretend, Weekend wars, The youth, Electric feel y Kids) hay, para mi gusto, una armonía perfecta, después nos dejan descansar un par de tracks –que para nada son malos—para entregarnos la pieza que más me gusta de este álbum: Of moons, birds and monsters. Simplemente un discazo.

Franz Ferdinand. Franz Ferdinand. 2004. Disco sumamente pegajoso y perfecto para la fiesta, no hubo una sola, en la que yo tuviera injerencia en la selección musical, en la que no sonara por lo menos una canción de éste álbum. Posee además una de las canciones que creo que será emblemática de la década de los dosmil: Take me out. Por los grandes recuerdos que me trae y por rolas tan buenas como Jacqueline –con todo y su gran verso “it’s so much better on holiday, its allways better on holiday, that’s why we only work when we need the Money”—Tell her tonight, Cheating on you, This fire, Darts of pleasure y Come on home; considero esta una gran pieza.

The Hives. Veni Vidi Vicious. 2000. Uno de los primeros álbumes que adquirí al entrar a la universidad. En esa época sonaban en la radio dos canciones extraídas de este material, Hate to say I told you so y Main ofender, la última de las cuales cual me mantendría obsesionado por un buen rato. El riff inicial sonaba en mi cabeza todos los días sin parar. Decidí adquirirlo y desde la primera vez que lo escuché no lo pude soltar. Las canciones cortas y concisas de máximo tres minutos, las guitarras duras y una voz tirándole a gritona me dejaron prendado de este disco hasta el día de hoy. Mencionar los traks que más me gusta sería inútil, ya que no hay uno sólo que me desagrade, incluso Find another girl que está fuera de la tónica del resto es muy bueno.

Este post continuará...

15/05/2009

Cargar hasta con el perro

Sí, todo aquel que tenga un ápice de cultura general y sabiduría popular, ya sabe que el mejor amigo del hombre es el perro, aunque hay quien más que un amigo lo considera un miembro de la familia y llega al extremo de afirmar que el perro es el que manda
 en la casa.

Recuerdan a Brian, el perro de la caricatura Family Guy? Ese me parece que es un gran ejemplo del rol que juega un perro en una familia; compañero incansable de Stewie en sus aventuras, amigo y confidente Peter, enamorado de forma bizarra y sexual de Lois, hasta cierto punto indiferente con Chris y Meg y para cerrar, más centrado y cuerdo que la mayoría de los humanos.

Toda esta reflexión la tuve una tarde de esta semana a raíz de que fui testigo de un ejemplo de la creatividad mexicana y uso ese adjetivo por las características de la ‘pieza’: Una pickup ochentera con cabina que trasportaba a una familia muégano clásica; papá al volante, mujer a la derecha con un chamaco en las piernas y otros dos o tres escuincles de entre 7 y 11 años en la cabina sacando la cabeza y saludando a los pasajeros de los otros carros.

Pero sin duda lo mejor era lo que estaba en el techo de la cabina: La casa del perro. No me creen? Véanlo ustedes mismos.


Chequen lo bien que aprovechan el espacio de la canastilla superior, ya que además de la casa del perro traen el garrafón lleno con agua preparada con saborizante en polvo y una que otra bolsa con otros enseres menores.

Es digno de resaltar la gran seguridad que muestra la construcción del habitáculo canino:

• Materiales ultra resistentes parecidos a la melamina ponderosa de K2.
• Espacio reducido para que el perro no salga proyectado en el trajín del tránsito citadino, pero suficiente para que un perro mediano quepa, ya sea de pie o echado.
• Ventilación adecuada y suficiente en la parte superior para evitar q
ue el animal se sofoque y un perfecto agujero que permite al can sacar su cabeza para mirar el paisaje.
• Cuerda amarrada a la carrocería del auto con nudos ciegos que cualquier Boy Scout envidiaría.


Al ver esta pieza de ingeniería, no pude más que sentir envidia. Yo también quisiera, a todos lados, cargar hasta con el perro.

23/04/2009

Salven a la tierra!!

Un poco olvidado este espacio, lo reconozco. En esta ocasión y a proposito del día del planeta tierra, que fue ayer, les dejo este video:



Me huele a fenómeno 'Edgar se cae-me amarraron como puerco', y esque realmente es muy bueno.

BTW, notaron que esta semana ha estado llena de días especiales? Lunes, 4/20. Martes, día de cono gratis en Ben & Jerry's. Miércoles, día de la tierra. Jueves, día internacional del libro.

Hoy, pierdan un libro a propósito y le harán un bien a otra persona.

31/03/2009

Super Mario Bros

Recuerdo que el primer videojuego que me atrapó en mi vida fue el Super Mario Bros de Nintendo, aunque mis primeros acercamientos fueron con el Atari, era demasiado pequeño para volverme adicto.

Podía pasar horas jugando, sumergiéndome en tuberías que te llevaban a escenarios especiales o que te hacían saltar entre niveles, descubriendo trucos como el famoso de las 100 vidas o el de saltar en cierto lugar en donde parecía que no había nada para sacar un anhelado honguito verde que te daba una vida más.

Creo que no soy el único marcado de por vida con este personaje y sus multiples apariciones y spinoffs como Dr. Mario, Yoshiland, Luigi´s mansion, Mario Kart, Mario Party, Super Smash Bros y un largo etc. Esto lo puedo comprobar por la cantidad de cosas producidas actualmente tomando como centro el personaje y su historia principal. Aquí algunos ejemplos:

Primero un final alternativo creado por Seth Mac´Farlane (creador de Family Guy), con todo su estilo:



La música era muy característica - recuerdo que mi mamá la terminó alucinando - de hecho hoy día la tengo como ringtone para cuando me llegan mensajes de texto. Aquí un remake hecho por Los Sonoreños, mi parte favorita es el final cuando simula el momento en que agarras la estrellita:



Surfeando por la red me encontré con un blog llamado Pixeloo en el cual, entre otras cosas, el autor hace uso de sus habilidades en le photoshop y recrea personajes animados dandoles un toque especial a partir de la pregunta ¿cómo se vería en el mundo real?. Aquí su versión de Mario:


Y finalmente, mi favorito, ya saben cómo se las gastan esos orientales y esta no es la excepción. Aquí hacen una teatralización de la trama general del juego en diferentes escenarios; una verdadera joya:



Esperemos que nos siga brindando alegrías por mucho tiempo.